CUENTO LOS FUGITIVOS DE ALEJO CARPENTIER PDF

Pero cuando el Viejo de los Tres Tambores convocaba era porque algo iba a suceder. Volvieron a callar los bufones. Canoa absurda, incapaz de flotar, que iba desde el acantilado del Cerro de los Tres Tambores hasta la orilla del agua, con unas divisiones internas -unos tabiques movibles- absolutamente inexplicables. El Viejo estaba loco. Era un tumulto tremebundo de saltos, de vuelos, de arrastre, de galopes, de empellones, hacia la Enorme-Canoa. Todo era noche.

Author:Fauzil Malakree
Country:Spain
Language:English (Spanish)
Genre:Software
Published (Last):15 February 2005
Pages:456
PDF File Size:15.82 Mb
ePub File Size:14.1 Mb
ISBN:377-1-97678-513-5
Downloads:49795
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Moogurn



Sin embargo, Perro no pensaba ya en la batida. Olor a hembra. Las campanas del ingenio, volando despacio, le enderezaron las orejas. Y escuchar. El negro ansioso de recuperar alguna amistad.

El valle se desperezaba. Los caballos del trapiche iniciaban su largo viaje en redondo. Los esclavos oraban frente a cazuelas llenas de pan con guarapo.

El mismo que llevaba el organista encima, a pesar de que los fuelles del armonio le hubieran echado tantos y tantos soplos de fieltro apolillado. Perro recordaba los huesos vaciados por cubos, en el batey, al caer la tarde. Al no haber sabido de batidas en mucho tiempo, ambos empezaron a aventurarse hacia el camino.

Pero el negro detuvo el gesto, sorprendido por la idea de que no todo era malo en aquel percance. Los ladrones regresaron al monte. Sin pensar en la caza, fueron temprano hacia el camino. Hubo un intento de fuga. Por ello, cuando el amo entraba en una casa mal alumbrada, Perro lo esperaba a una distancia prudente. Pronto, la choza fue rodeada por hombres cautelosos, que llevaban mochas en claro. Estaba cubierto de heridas curadas con sal. VI Sentado sobre una cornisa rocosa que dominaba el valle, Perro aullaba a la luna.

Se contentaba ahora con aves de agua, hurones, ratas y una que otra gallina escapada de los corrales aldeanos. Sin embargo, el ingenio estaba olvidado. Al amanecer, el olor llenaba toda una quebrada. Perro dio un gran salto.

Los cuerpos se encajaron, unos en otros, en un confuso remolino de ladridos. Las bocas se llenaban de sangre. Primero al acoso. Luego, si la bestia lograba salvar una barranca de un salto, el atajo. Cautelosamente, los perros avanzaron por el desfiladero de los caracoles, donde se alzaba una piedra con cara de muerto.

Los hombres suelen dejar huesos y desperdicios por donde pasan. Cada uno halaba por un lado, para probar la solidez de los colmillos.

Al fin se dio la orden de partida. Los ladridos se perdieron en lo alto de las crestas arboladas.

FRANZ BARDON LIBRI PDF

Alejo Carpentier. Los fugitivos y otros cuentos.pdf

Blog de literatura: historias cortas, cuentos cortos, entrevistas literarias… Cuento de Alejo Carpentier: Los fugitivos Alejo Carpentier. Sin embargo, Perro no pensaba ya en la batida. Olor a hembra. Las campanas del ingenio, volando despacio, le enderezaron las orejas. Y escuchar. El negro ansioso de recuperar alguna amistad. El valle se desperezaba.

KRAJEWSKI MAREK RZEKI HADESU PDF

Cuento de Alejo Carpentier: Los fugitivos

He was jailed and exiled and he lived for many years in France and Venezuela but returned to Cuba after the revolution. Un gran escritor no escribe obras menores, y los cuentos de Alejo Ccarpentier demuestran esta verdad. Reprinted in with the help of original edition published long back []. He was a member of what the South. Los fugitivos y otros cuentos.

L7812CV DATASHEET PDF

Cuento Los Fugitivos de Alejo Carpentier

.

Related Articles